viernes, 22 de marzo de 2013

La quinua es considerada “un manjar” en el exterior y en Bolivia es poco valorada

Si bien el cultivo de este cereal en la zona andina de Bolivia es milenario, salió del anonimato en los años‘90 y ahora, Bolivia es líder mundial en cuanto a exportaciones de quinua. Según datos del INE, la exportación de quinua boliviana en el 2012 bordeó los 80 millones de dólares, destacando a nivel de las ventas no tradicionales del país, según el Instituto Boliviano de Comercio Exterior IBCE, sumándose así a la campaña del Gobierno boliviano para hacer del 2013 el “Año Internacional de la Quinua, lanzado la semana pasada por la FAO, en Nueva York, EE.UU.

Es así que la quinua ha sido denominada el “grano de oro” al poseer importantes propiedades alimenticias, además que en Europa es considerada un “manjar”; por ser un producto casi exótico; mientras que en Bolivia es poco valorada en el consumo diario, al no existir una cultura gastronómica entendida en tal sentido.

Otro de las limitantes para el consumo interno, es su alto precio, según los consumidores, motivo por el cual, prefieren elegir en su dieta diaria otros alimentos aunque con menores cualidades nutricionales que la quinua, además de la falta de conocimiento en la preparación y cualidades nutricionales de este cereal.

Según los productores de quinua, no hay incentivos para que el productor pueda ofertar su producto a un precio más accesible, motivo por el cual, su precio se cotiza, casi de la misma forma que para el mercado externo, siendo este uno de los limitantes dentro del país para su adquisición en los mercados.

La quinua ocupa la sexta posición dentro de la oferta exportable no tradicional del país, y va destinada a gente interesada en la “alimentación saludable”. Este cereal tiene una amplia demanda internacional principalmente en EEUU y Europa, en donde se paga un alto precio por ella y en especial para la “quinua real”, la cual se produce en la Altiplano Sur de Bolivia.

Su uso está dirigido principalmente a la mezcla de alimentos, en tanto que su venta como producto potencial y benéfico para la salud en tiendas especializadas, tiene que ver con “productos orgánicos”. La quinua tiene varios derivados de uso variado con carácter alimenticio: Harina cruda, Harina tostada, Harina instantánea de quinua, Hojuela de quinua, Leche de quinua, Barras energéticas, etc.

De acuerdo a información de IBCE y del Instituto Nacional de Estadística (INE), las exportaciones bolivianas de quinua bordearon las 26.000 toneladas por un valor cercano a los 80 millones de dólares, muy distantes de las 2.000 toneladas exportadas el año 2002 por un monto de 2 millones de dólares.

Un total de 25 países adquirieron el cereal boliviano el pasado año, siendo los principales: EEUU (64%), Francia (10%), Canadá (6%), Países Bajos (5,6%), Alemania (3,4%), Australia (2,3%) y Brasil (1,8%) significando casi el 94%.

PERSPECTIVAS A FUTURO

Para el IBCE, la expectativa futura de consumo de este alimento tiende al aumento. La tonelada de quinua se ha estado comercializando por encima de los 3.000 dólares en el pasado inmediato, casi tres veces su precio de hace 10 años.

Con adecuados incentivos para mejorar las condiciones y las técnicas de producción en el país, con miras a incrementar los volúmenes de producción de quinua y su exportación con valor agregado desde Bolivia, se podría mejorar dramáticamente la calidad de vida de los agricultores en el altiplano, sostiene el informe del Instituto Boliviano de Comercio Exterior.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Quinua el Grano de Oro

Quinua el Grano de Oro