lunes, 7 de septiembre de 2015

Roberto Calzadilla: “La quinua ya es reina en los súper de Londres”

Al llegar a la reconocida plaza Eaton Square sobresalen las dos banderas que encabezan la Embajada de Bolivia en Londres. La tricolor y la whipala tiñen con cierta osadía el paisaje de esta tranquila zona de la capital británica donde las otras representaciones diplomáticas solo muestran una insignia nacional.

La casa con el número 106 abre sus puertas a EL DEBER para el encuentro con el embajador boliviano, Roberto Calzadilla Sarmiento.

_¿Cuál es el estado de las relaciones con el Reino Unido?
En principio, se desarrollan en términos cordiales y de amistad. Desde el año pasado hemos intensificado la visibilización de Bolivia en el Reino Unido a través de una intensa agenda cultural y política que está dando importantes frutos. Nos hemos acercado a los partidos políticos, a los sindicatos y a las organizaciones sociales a fin de dar a conocer nuestras demandas.

Esperamos que el próximo año se pueda dar una visita del presidente Evo Morales al Reino Unido, estamos trabajando en ese sentido, lo cual sería histórico dado que en los últimos 30 años ningún presidente boliviano ha visitado este país. En el pasado, Bolivia era beneficiaria de la cooperación británica, sin embargo, debido a que el país mejoró su situación social producto de este proceso de cambio y ahora es considerado de ingresos medios, ya no es susceptible de recibir una ayuda tan importante

_¿Cuáles son las prioridades en esta vinculación?
Las inversiones de las empresas British Gas y la anglo-holandesa Shell, en el sector energético, son importantes, además de otras inversiones en el sector salud. Para nosotros una prioridad ha sido la visibilización de la demanda marítima boliviana, mediante la visita de Carlos Mesa, que estuvo en el Parlamento británico y otras instancias.

_¿Qué dimensión tiene el comercio con el Reino Unido?
Los productos no tradicionales están cobrando cada vez más importancia. El año pasado terminamos un ciclo de promoción de la quinua que suscitó gran atención de parte de las empresas británicas, especialmente, en el sector gastronómico. Hoy la quinua está posicionada como un alimento alternativo en los principales supermercados y en ciertas cadenas de restaurantes de Londres, por lo que creo que hay una oportunidad interesante para la producción boliviana.

Hoy, la quinua ya no es un producto desconocido. En gran medida, la quinua muestra una identidad boliviana y se está colocando como parte de nuestra marca-país, como respuesta a la comida chatarra del mundo globalizado. Bolivia exporta más de 100 millones de dólares anuales al Reino Unido y la balanza comercial es favorable para nuestro país, especialmente, por la comercialización de minerales que todavía se realiza en la capital británica.

La cadena Sainsbury ha expresado su interés para traer vinos bolivianos al mercado británico, por lo que se ha tomado contacto con las empresas tarijeñas para satisfacer esta demanda.

Bolivia ha incrementado sus exportaciones en 11.000 millones de dólares anuales, pero los mercados más importantes para esa expansión están en Asia.

Los británicos exportan maquinaria para el sector agrícola y de la energía, y en promedio, Bolivia es su mercado más importante para la venta de whisky.

_¿Es un obstáculo la diferencia ideológica entre Evo Morales y David Cameron?
Este ha sido un año complicado en términos de los procesos electorales que se dieron en mayo en el Reino Unido, lo que ha dado lugar a la reelección de Cameron con una mayoría en el Parlamento. Esto se ha sumado a la compleja discusión sobre las autonomías de las regiones tras el referéndum del año pasado donde Escocia votó a favor de continuar en el Reino Unido.

En algún momento, este país se podría definir como un Estado Plurinacional como Bolivia, donde los ingleses, los galeses y los escoceses tienen diferentes identidades y están buscando mayores márgenes de autonomía frente al poder central de Londres. En general, Cameron tiene una relación muy pragmática con los países latinoamericanos.

_¿Cómo se ha planteado la demanda marítima?
En mi caso, estuve seis años como embajador en La Haya, lo que me ha permitido ver el tema con mayor profundidad. En el Reino Unido hay una tradicional amistad con Chile, más que con Bolivia. Hemos visto la participación de Chile en la Guerra de las Malvinas y hay una cooperación militar.

Sin embargo, hemos visto un movimiento de solidaridad muy grande con el Gobierno de Evo Morales y con nuestra causa marítima aquí en el Reino Unido. Pero aquí hay un escenario donde también Chile posiciona su visión y sus puntos de vista.

_¿Cuál es el peso de la colectividad boliviana?
Muy significativo. Unos 15.000 bolivianos trabajan de forma permanente en diversos sectores en Londres. En gran medida, son inmigrantes de diversos sectores sociales que tienen más de 10 años en este país y que salieron en momentos en que el neoliberalismo no daba respuestas suficientes de crecimiento y trabajo para los bolivianos. La mayoría se insertan en el sector de los servicios y la construcción. En el plano cultural, es una comunidad muy activa y participativa.

_¿Afecta a los bolivianos la política más dura de Cameron sobre los migrantes?
Ciertamente, Cameron ha dado un giro hacia políticas más nacionalistas. El Gobierno está tratando de limitar la migración europea, dado que están buscando redefinir su participación en la Unión Europea. Cameron se está cerrando hacia los migrantes y se observan deportaciones, pero esta política está más centrada en la migración africana que hacia los latinoamericanos, dado que estos tienen más afinidades culturales con los países occidentales

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Quinua el Grano de Oro

Quinua el Grano de Oro