viernes, 8 de febrero de 2013

In­ves­ti­ga­ción re­ve­la pro­ble­má­ti­ca de dis­tri­bu­ción de tie­rras pa­ra la qui­nua

A seis años de ha­ber­se ini­cia­do el diá­lo­go pa­ra la re­dis­tri­bu­ción de tie­rras pa­ra el cul­ti­vo de qui­nua en la co­mu­ni­dad Vi­too­co del Ay­llu Sull­ka del mu­ni­ci­pio de Gar­cí Men­do­za del de­par­ta­men­to de Oru­ro, el pro­ce­so no con­clu­ye y las de­si­gual­da­des per­sis­ten, afir­ma el in­ves­ti­ga­dor Por­fi­rio Gar­cía.

El es­tu­dio de­no­mi­na­do: “Ac­ce­so y re­dis­tri­bu­ción equi­ta­ti­va de tie­rras pa­ra el cul­ti­vo de qui­nua real en el Ay­llu Sull­ka del mu­ni­ci­pio de Gar­cí Men­do­za, Oru­ro” mues­tra la pro­ble­má­ti­ca por la que atra­ve­só la co­mu­ni­dad, pa­ra ha­cer pre­va­le­cer al­gu­nos cri­te­rios de equi­dad en el pro­ce­so de re­dis­tri­bu­ción de tie­rras pa­ra el cul­ti­vo de la qui­nua, se­ña­la el pe­rió­di­co di­gi­tal del Pro­gra­ma de In­ves­ti­ga­ción Es­tra­té­gi­ca de Bo­li­via (PIEB).

La ex­por­ta­ción de la qui­nua real co­no­ci­da tam­bién co­mo el gra­no de oro, de­bi­do a la al­ta de­man­da en el mer­ca­do in­ter­na­cio­nal y a los al­tos pre­cios, al­can­zó un va­lor de 70.8 mi­llo­nes de dó­la­res en­tre ene­ro y no­viem­bre de 2012, se­gún el Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de Es­ta­dís­ti­cas (INE).

Gar­cía Ca­na­vi­ri se­ña­la al Pe­rió­di­co Di­gi­tal PIEB que a pe­sar de los al­tos cos­tos de la qui­nua, la co­mu­ni­dad Vi­too­co siem­bra so­lo un to­tal 8.000 me­tros cua­dra­dos (equi­va­len­te a 10 ta­reas) de es­te pro­duc­to, ade­más de pa­pa, y en al­gu­nos ca­sos tam­bién cuen­tan con ga­na­do ca­mé­li­do. Los ser­vi­cios bá­si­cos de agua y elec­tri­ci­dad ins­ta­la­dos en el pue­blo, les per­mi­tió a sus ha­bi­tan­tes ubi­car sus vi­vien­das en un so­lo sec­tor.

La co­mu­ni­dad de Vi­too­co, si­tua­da al es­te del mu­ni­ci­pio de Vi­lla Es­pe­ran­za, cer­ca a la ca­rre­te­ra a Cha­lla­pa­ta y al Sa­lar de Uyu­ni, se­ña­la el in­ves­ti­ga­dor, que en los años 80´era una zo­na aban­do­na­da y ex­pul­so­ra de sus ha­bi­tan­tes de­bi­do a las fuer­tes se­quías en la re­gión. En ese en­ton­ces, no ha­bía es­cue­la en la co­mu­ni­dad ni una pos­ta de sa­lud, y so­lo a par­tir de fi­nes de la dé­ca­da de los 90´ y prin­ci­pios de 2000, es que em­pie­za una mi­gra­ción de re­tor­no.

“Al­gu­nas fa­mi­lias em­pe­za­ron a tra­ba­jar ex­ten­sio­nes de tie­rra sin con­trol; se ge­ne­ra­ron con­flic­tos en­tre her­ma­nos, en­tre pa­dres e hi­jos, en­tre tíos y so­bri­nos, eso su­ce­dió has­ta el año 2006, cuan­do uno aga­rra­ba la ex­ten­sión que que­ría y sem­bra­ba, no con­sul­ta­ba a na­die, a eso le lla­ma­mos sis­te­ma t´a­qa, un sis­te­ma ar­bi­tra­rio de aca­pa­ra­mien­to de la tie­rra”, ex­pli­ca.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Quinua el Grano de Oro

Quinua el Grano de Oro