lunes, 25 de febrero de 2013

Año Internacional de la Quinua traza 10 desafíos para Bolivia



Se calcula que en Bolivia hay 70 mil productores quinueros, la mayoría en Oruro y Potosí, dedicados a cultivar la quinua real, única en su especie. Y este 2013, Año Internacional de la Quinua (AIQ), apuntan a hacer realidad su sueño: conquistar los mercados del mundo. Para ello y para que el grano de oro se constituya en un regalo para la seguridad alimentaria del planeta, Bolivia debe atender al menos diez desafíos.

El gran reto es, como manifiesta el presidente Evo Morales, promocionar la quinua en el mercado interno y externo.

El Comité Nacional para el AIQ —organismo conformado por el Gobierno, quinueros, transformadores (procesan el producto), comercializadores e instituciones académicas— se enfoca en tres de los diez retos: lograr la denominación de origen, la industrialización y la creación del centro internacional de la quinua, explicó el viceministro de Desarrollo Rural, Víctor Hugo Vásquez.

La denominación de origen es una calificación para proteger legalmente ciertos alimentos que se producen en determinada zona geográfica contra productores de otras áreas que quisieran aprovechar el buen nombre creado por los originales en un largo tiempo de fabricación o cultivo. Es el caso de la quinua real. Cuidar la genética, es el primer desafío.

El segundo es impulsar el desarrollo de la industria alimenticia con base en el cultivo de variedades de la quinua. En La Paz y otros departamentos se producen granos similares a la “real” con valor nutritivo. La diferencia es el tamaño del grano. “Así vamos a evitar que se vaya de contrabando”.

En estudio está construir una planta de industrialización para producir harina, fideos y energizantes de quinua. El Ministerio de Desarrollo Rural garantizará los recursos, aseguró Vásquez.

Bolivia tiene un banco de germoplasma con 2.949 variedades de semillas de quinua. “Se busca recuperar nuestras semillas, que las cuiden y mejoren para ponerlas a disposición de los productores”, agregó. Éste, el tercer gran desafío en un mundo en competencia por alimentos.

El principal mercado de exportación es Estados Unidos (56%), le siguen países de Europa, América Latina, África. En Oriente Medio y Australia avanza la promoción con el trabajo de la estatal Promueve Bolivia. A la par del mercado extranjero, el interno crece también. Hace tres años el consumo interno era de tres toneladas, 0,35 kilos por persona y para 2010 subió a 1,11 kilos per cápita, o sea 12 mil toneladas.

El cuarto reto es llegar a 20 mil toneladas de consumo interno, unos dos kilos por persona. Implica duplicar la superficie cultivada. Según el Atlas Productivo de la Quinua, en diez municipios de Oruro y Potosí hay 134.010 hectáreas cultivadas. Unas 53 mil están en descanso. En La Paz se incentiva la producción de variedades adaptables a geografía.

Por otro lado, las políticas públicas instruirán que el cereal andino se incluya en el desayuno escolar. Este quinto reto es “fundamental para asegurar la producción de los agricultores. Podemos llegar a 500 mil hectáreas”.

Una prioridad es incentivar la producción orgánica sostenible, un desafío del Gobierno, los productores de Anapqui y otras asociaciones, así como de empresarios exportadores del grano y alimentos procesados. “La buena noticia es que hay más buenos que malos productores, vamos a trabajar con quien no esté arruinando la tierra”, dijo Vásquez.

El siguiente reto (6) está vinculado al precio. En una década, el quintal subió de Bs 250 a Bs 800 en Bolivia. Las quinuas de colores valen hasta Bs 1.500. En Francia, por ejemplo, una caja de 500 gramos se vende en 4 euros (Bs 37).

Los productores orgánicos rescatan el cultivo milenario para ofrecer un grano de calidad. Los químicos están fuera. Ese esfuerzo tiene un valor, subrayó el representante del IICA, Juan Risi. “Por eso hablamos de un precio justo”, manifestó a su vez Vásquez.

El 90% de la producción es quinua real y se buscará desarrollar cultivos en otros departamentos. Otro gran reto (7). Le siguen la investigación e innovación tecnológica (8) y el diseño (9) y construcción de plantas y maquinaria boliviana para limpiar el grano, quitarle la saponina y otros (10).

Estos retos desafían a crear servicios financieros. BDP, SAFI Unión, FAAS de Anapqui ya dieron el paso. Pruebe la quinua y opine.

La fuerza histórica de la quinua real

En el documento La Quinua Real en el Altiplano Sur de Bolivia Documento Técnico para la denominación de origen se destaca la relevancia de los procesos históricos de la civilización prehispánica que cultivaba la quinua real, y la revalorización en épocas actuales, con el fin de ampliar esta calificación al Altiplano Sur de Bolivia.

Hoy, la titularidad la tiene Anapqui, una asociación pionera en la exportación de quinua real y defensora de la propiedad boliviana y de esa región de Bolivia de este grano. Se busca ampliarla a la zona geográfica denominada Altiplano Sur para el beneficio de “los pequeños productores individuales y organizados, como también empresas beneficiadoras, transformadoras y comercializadoras que podrán beneficiarse al poder acopiar la quinua real de los productores de esta región, además servirá para poder contar con un mecanismo más de diferenciación de la quinua real, frente a la quinua que se está produciendo en otros lugares de Bolivia y del exterior, aprovechando las características diferentes de la quinua real”.

Es una protección para un producto milenario y único en el mundo, aseguró el presidente de Anapqui, Juan Crispín. Esta asociación reúne a 2.000 afiliados. El beneficio se puede expandir al resto de los productores de quinua real de esta zona, que destaca por los salares de Coipasa y Uyuni, ubicados respectivamente en Oruro y Potosí.

Éste es uno de los principales retos del Comité Nacional para el Año Internacional de la Quinua. De esta forma, empresas extranjeras no podrán utilizar en su marca el denominativo de Quinua Real pero no les impide comercializar el grano o elaborar un producto.

Al respecto, Anapqui tiene la marca registrada en Estados Unidos, que le da un respaldo legal a su actividad. Resta que otros países cuiden de no dar registros de marca con este nombre.

La investigación consultó y estudió documentos de fuentes primarias y secundarias del Archivo y Biblioteca Nacional de Bolivia, la Casa de la Moneda de Potosí y del Archivo Franciscano de Cochabamba. El dato más antiguo se remonta a las culturas prehispánicas Wankarani y Tiwanaku. En la época incaica y de la conquista española nace un sencillo razonamiento: “la quinua es alimento del Inca y por tanto es Real”.

El investigador Mario Montaño considera que “se debe presumir que alguna migración humana, tipo Wankarani, hábil en el manejo de vegetales, hubiese llegado a dicho territorio (altiplano sur actual) iniciando el cultivo de la quinua de manera sistemática y productiva mejorando la especie hasta la hoy conocida Quinua Real”. Un expediente de 1834 menciona que en la zona Lipeña (Potosí) se cultivaba una quinua “rica” y por producirse en Llica y Tahua, sería la “Real”.








No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Quinua el Grano de Oro

Quinua el Grano de Oro