lunes, 28 de septiembre de 2009

Producción de la quinua está en riesgo

La alta cotización internacional de la quinua ha provocado que su cultivo en Bolivia se realice sin precautelar el medio ambiente ni la sostenibilidad del suelo. Ello pone en riesgo los mercados de exportación del producto.

Datos del Consejo Nacional de Comercializadores y Productores de Quinua (Conacoproq) muestran que el precio del cereal pasó de $us 862,8 la tonelada, en 1999, a $us 2.306,2 el año pasado. Esa cifra es superada por la quinua real, variedad producida únicamente en la zona ubicada entre los salares de Uyuni y Coipasa (Potosí y Oruro), cuyo costo promedio asciende actualmente a 3.000 dólares la tonelada.

Según la misma fuente, la superficie cultivada llegó el 2008 a 51.382 hectáreas, valuadas en $us 52,7 millones. La producción sumó 23.654 toneladas métricas (TM), de las cuales 10.300 TM se exportaron de forma legal —con certificación orgánica— por un valor de $us 23,3 millones; mientras que otras 9.000 TM salieron del país vía contrabando hacia Perú. Un total de 4.350 TM se destinaron al mercado interno.

Sin embargo, el rendimiento de los cultivos en los últimos 10 años muestra una tendencia a la baja. En 1999, se obtenían 0,64 toneladas por hectárea; en tanto que en la gestión pasada solamente se consiguieron 0,46.

El auge de los precios y la mayor demanda de quinua real en Europa y Estados Unidos ha provocado “una producción acelerada que está desencadenando en temas ambientales (...). Ha repercutido específicamente en la fertilidad de los suelos, hay una alta desertificación”. explicó la representante del Programa de Investigación Estratégica en Bolivia (PIEB), Rossmary Jaldín.

El gerente de Comercialización de la Asociación Nacional de Productores de Quinua, Miguel Choquellanos aseguró que “así como estamos no le pongo mucho futuro a la quinua”.

Señaló que es preciso que Gobierno y privados prioricen la recuperación de suelos y procuren mejorar el rendimiento de la producción. “Estamos explotando la tierra y todo tiene un límite; debemos darle los nutrientes que hacen al mismo tiempo la calidad del producto”, añadió.

El presidente de la Coordinadora de Integración de Organizaciones Campesinas de Bolivia (CIOEC), Primo Nina, admitió que el tema es “preocupante”, ya que los sembradíos no están respetando áreas de pastoreo y los campesinos están dejando de criar ganado camélido, una fuente de fertilizante natural.

Jaldín dijo que si bien los altos precios generan más ingresos para las familias productoras de quinua, también traen efectos que “ponen en riesgo la sostenibilidad del cultivo a largo plazo”.

Para la viceministra de Desarrollo Rural y Agropecuario, Teresa Morales, uno de los pilares de la Política Nacional de la Quinua es la “plantación ecológicamente responsable”.

“Si producimos de esa forma descontrolada e irresponsable, la propia venta a Europa va a disminuir porque se va a asociar, como ya se empezó a hacer, con que la producción de quinua está acabando con el medio ambiente y vamos a dañar nuestro propio mercado y nuestra posibilidad de consumo interno”, afirmó.

El PIEB lanzó en junio una convocatoria para proyectos de investigación que den una solución alternativa a la producción sostenible de quinua en Oruro y Potosí. Seis proyectos resultaron ganadores y serán ejecutados en los próximos ocho meses.

“Si producimos de esa forma descontrolada e irresponsable, la propia venta a Europa va a disminuir”.
 TERESA MORALES,
viceministra de Desarrollo Rural.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Quinua el Grano de Oro

Quinua el Grano de Oro